Coloquio sobre la Ley de Identidad de Género en la Escuela de Cadetes

La Plata, 18/07/18. Destinado al personal que se encuentra realizando el Curso de Perfeccionamiento para Prefectos del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB), se realizó ayer un “Coloquio sobre la Ley de Identidad de Género y Diversidad Sexual” en las instalaciones de la Escuela de Cadetes.

 

El encuentro fue coordinado por la Directora de Vinculación, Gestión y Planificación de Políticas Institucionales del SPB, Valeria Sampayo, y estuvo a cargo de Alan Otto Prieto, Asesor del Secretario de Derechos Humanos de la Provincia de Buenos Aires, Dr. Santiago Cantón, a la que también asistió Andrea Bartolomé de la Subdirección General de Políticas de Género, perteneciente a la Dirección General de Asistencia y Tratamiento. 

La Diversidad Sexual y No Discriminación están intrínsecamente relacionados con una de las características de los Derechos Humanos que es la universalidad, lo que significa que los poseemos todos y todas sin importar género, estado de salud, orientación sexual, discapacidad, religión, lengua, entre otros. La diversidad sexual es toda la gama de orientaciones sexuales e identidades de género que forma parte de la vida cotidiana de los seres humanos. Por lo cual a las personas no se las debe discriminar por su orientación sexual o identidad de género ni llevar dichas acciones a la homofobia y/o transfobia; siendo la homofobia el rechazo, desprecio y discriminación hacia las personas lesbianas, homosexuales o bisexuales; y la transfobia el rechazo, desprecio y discriminación hacia las personas transexuales, transgéneros o travestis. La principal discriminación se expresa en el pre concepto de lo que se piensa “normal” y lo que inexactamente es visto como una desviación, causando que se obligue a las personas a asistir a un tratamiento psíquico o psiquiátrico con el objetivo de cambiar su orientación sexual.

Hablar de igualdad de género es referirse a un objetivo contra una realidad de discriminaciones y segregación social. Una de las más frecuentes y silenciosas formas de violación de los derechos humanos es la violencia de género. Este es un problema universal, pero para comprender mejor los patrones y sus causas, y por lo tanto eliminarlos, conviene partir del conocimiento de las particularidades históricas y socioculturales de cada contexto concreto. Por consiguiente, es necesario reflexionar qué responsabilidades y derechos ciudadanos se les reconocen a todas las personas en cada sociedad, y los patrones de relación que entre ellos se crean.

VS