A un año de la medida CONCILIA…

La Plata, 12/10/18. Por el mes de Julio del año pasado desde la Dirección General de Recursos se comenzó a pensar alternativas para resolver un problema sensible para nuestros agentes como es el prestar servicio teniendo bajo su cuidado directo a familiares con enfermedad grave o discapacidad. Del dimensionamiento de estas cargas de familias y el cumplimento del deber, surgió como respuesta institucional la implementación de un dispositivo que le permitieran conciliar a los agentes penitenciarios sus obligaciones laborales con las necesidades del cuidado de su familiar enfermo o discapacitado. Es así como surgieron los primeros esbozos del protocolo para la conciliación familiar, denominado CONCILA.

Capitalizando los efectos de la aplicación de sus antecedentes normativos, en CONCILIA se contempló no sólo extender la licencia especial por atención de familiar enfermo estatuida en el Art. 226 inciso e) del decreto reglamentario 342/81 sino que, además, se propuso como objetivo más amplio, atender las situaciones de familias penitenciarias que ameritaban adaptar su jornada de servicio para dedicar mayor tiempo para el cuidado directo de un miembro del grupo familiar conviviente ya sea para el acompañamiento a terapias, atención, cuidados o asistencia continuada.

El diseño se gestó desde el Departamento Auditoría Legal y contó con la colaboración técnica de los profesionales de la Dirección de Evaluación y Desarrollo del Personal de esta Dirección General de Recursos Humanos, quienes brindaron sus aportes desde las distintas disciplinas (trabajo social, terapia ocupacional, psicopedagogia y fonoaudiología) y su experiencia en el ámbito terapéutico para evaluar las demandas según cada caso en particular. Así se fueron delineando distintos documentos como lo son la entrevista, el informe ambiental y la decodificación del Certificado Único de Discapacidad (CUD) para dar forma a los requisitos necesarios para analizar cada caso en particular.

Desde el Departamento Desarrollo del Personal, como unidad orgánica de la Dirección de Evaluación y Desarrollo del Personal encargada de gestionar las medidas de conciliación de la vida personal, familiar y laboral, se cuenta con una dotación de profesionales (trabajadoras sociales, abogado, médica, psicóloga y psicopedagoga) quienes evalúan la solicitud y documentación de cada agente y las reales necesidades de su grupo familiar.


El saldo para este primer aniversario arroja que hemos resuelto 160 medidas de conciliación familiar, 103 de ellas por reducción horaria y 57 por ampliaciones de licencia especial por atención de familiar enfermo.

Con renovado compromiso, seguiremos acompañando a nuestros agentes y su grupo familiar para que puedan trabajar sabiendo que cada uno es atendido desde su particularidad y, con duplicado entusiasmo, en cumplimiento de los objetivos aprobados por la Jefatura del Servicio, ampliaremos los alcances del CONCILIA para brindar mayor contención y apoyo institucional.