Histórico: por primera vez pasaron a retiro a tres perros penitenciarios en la provincia de Buenos Aires

Olmos, 18/06/19.- Por primera vez en la historia del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB) fueron pasados a retiro tres perros de la Dirección de Cinotecnia, un organismo que aglutina a 227 canes para cumplir funciones de seguridad y búsquedas de estupefacientes, personas y explosivos.

 

La ceremonia se efectuó el miércoles pasado en la sede de la dirección de Cinotecnia en Lisandro Olmos y fue consecuencia de la resolución firmada por el Ministerio de Justicia denominada “Viejos camaradas”, la que autoriza a pasar a retiro a los canes que dejan de ser operativos en los procedimientos pertinentes al Servicio Penitenciario Bonaerense.

Tequila, Jack y Sunkay, dos ovejeros alemanes y un labrador negro, en ese orden, fueron los tres primeros en “jubilarse” y ya viven con sus guías, tres suboficiales penitenciarios, con quienes fueron un binomio desde que nacieron.

Tequila vive ahora con Carlos Prelleza, luego de ser protagonista de centenares de procedimientos de seguridad en las cárceles de la Provincia: en requisas, traslados de detenidos, reyertas entre internos y cordones de seguridad en eventos deportivos.

Jack, de 10 años, con experiencias similares a las de Tequila, se mudó a la vivienda del sargento Daniel Micono, y Sunkay, de 11, un labrador negro especialista en detectar drogas, ahora es un residente más en la casa del sargento ayudante Leandro Acosta.

En el acto estuvieron presentes el Subdirector General de Resolución de Incidentes, Gabriel Cejas, el Director de Cinotecnia, Diego San Sebastián, el Jefe del Departamentos Perros, Sebastián Figueras, el Jefe del Departamento Veterinaria, Matías Rodríguez y el Jefe del Departamento Búsqueda de Estupefacientes, Alejandro Alfonso, entre otros.

Los tres canes fueron distinguidos con la entrega de una medalla, y cabe destacar que la resolución establece que si los guías no quieren o no pueden llevarse a los perros a su casa, se dan en adopción a través de una organización que protege a animales callejeros. En todos los casos el Estado se hace cargo de la atención veterinaria.

"Dotar a las Unidades y, especialmente, al Grupo de Requisa, de perros adiestrados para la detección de sustancias ilícitas es clave para bajar los índices de violencia dentro de los penales. Además, se suman en la colaboración a las fuerzas policiales y al Poder Judicial", explicó al respecto el ministro de Justicia de la provincia de Buenos Aires, Gustavo Ferrari.

La Dirección de Cinotecnia del SPB ha incrementado su capacidad y labor desde 2016 de una manera exponencial. A fines de 2015 se contaba con 166 perros para cubrir las necesidades de seguridad de 23 establecimientos carcelarios, y en la actualidad son 227 canes y se brinda servicio en 40 penales de máxima o mediana seguridad.

Más allá de las distintas disciplinas, hay perros que “cumplen más de una función”, explicó Cejas, no sin indicar que la formación dependerá de la función que vaya a cumplir, la cual se definirá por las características de cada animal en virtud del desarrollo de algunos de sus 15 instintos (presa, caza, defensa o seguidor, entre 11 más).

“Tengo que mirar bien al perro para saber si lo mejor es su olfato o sus ganas de jugar -sigue Cejas- lo que implica tiempo y trabajo con el guía”.

“Hay mucha confianza en nuestros canes y las autoridades del Ministerio de Justicia apostaron mucho por esta dirección”, reconoce San Sebastián, resaltando que desde 2016 hasta ahora se capacitó a 174 agentes en las distintas disciplinas (búsqueda, estupefacientes y seguridad.

También destacó también la reforma y ampliación de los caniles, la adquisición de equipamiento para el adiestramiento, vehículos y ejemplares de belga malinois y labradores, y la compra de alimento balanceado y de medicación veterinaria.

T: GB
F: HC