Obras de internos alojados en las Unidades 2 y 38 integran el libro “Palabras como puentes”

Sierra Chica, 16/08/19.- Días pasados recibió su certificado un interno alojado en la Unidad Penitenciaria N° 27 de Sierra Chica por su participación en la Convocatoria a la Edición Literaria en Contexto de Encierro de la Provincia de Buenos Aires impulsada por la Dirección de Políticas de Inclusión Educativa y de Formación Laboral, dependiente de la Subsecretaría de Política Penitenciaria del Ministerio de Justicia. Hoy, tres alojados en la Unidad 2 y otro en la 38, también recibieron su certificado de participación. 

 

Marcelo, Ángel y Julio son los privados de la libertad alojados en la Unidad 2 que recibieron de manos de las autoridades de la cárcel sus diplomas.

“Tome muchas cosas que me pasaron en la vida para escribir el cuento. Me siento emocionado porque finalmente, el tiempo que llevo detenido puede demostrar que quiero reinsertarme en la sociedad y mostrar el cambio que busco. Enseñarle a mi hijo lo que hice bien, a pesar de todo. Estoy cursando segundo año de la Secundaria y tengo proyectado seguir Administración de Empresa en el Terciario de la Unidad 2. Voy a capitalizar el tiempo que me resta detenido estudiando. Tengo dos hijos y le dedico el premio a mi familia”, dijo Marcelo que es oriundo de San Miguel, provincia de Buenos Aires. 

El libro “Palabras como puentes, alquimistas del tiempo”, fue presentado en la Feria Internacional del Libro como el primer trabajo literario escrito por internos del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB).

Se produjo a partir de una serie de relatos, cuentos breves y poesías realizadas por internos alojados en 29 unidades penitenciarias, en el marco de la 1° Edición Literaria Provincial en Contextos de Encierro, donde se recopilaron 46 textos de 42 autores distintos. 

Por su parte, Ángel es papá de una niña de tres años y le dedicó el relato presentado a su mujer. “El premio es muy lindo, me inspiró el amor que siempre me impulsó para disfrutar de la vida. Tengo proyectado continuar estudiando la Secundaria”, destacó.    

El prólogo fue redactado por Carlos Miranda Mena, un ex detenido de la unidad de Florencio Varela. Estando en libertad regresa a varias Unidades Penales para coordinar emprendimientos literarios.  

Para el director de la Unidad 2, Mauricio Castro “este premio es un incentivo. La publicación hace de réplica para que otros participen de estas actividades. Generar que la educación, el trabajo y la formación sean muy importantes en la cotidianidad de los internos”.

La iniciativa busca visibilizar las acciones culturales que se desarrollan en los 57 establecimientos penitenciarios del SPB, y que apuntan a desarrollar a partir del arte un vehículo posible para la reinserción productiva y social de las personas detenidas.

En la Unidad 38, el escritor es Marcelo, quien cursa sus estudios en El CENS 455 y recibió el acompañamiento de la profesora Natalia García. “Escribo desde siempre y casi todas mis palabras están dirigidas a mi esposa, me gusta leer y es la primera vez que integro un libro. Estoy muy contento por eso”, comentó el interno.

Su poema se llama “Ni Ángel Ni Demonio” y en sus versos, el poeta escribe:

“Expulsado del infierno por ser demasiado bueno
Aborrecido en el cielo por ser demasiado malo
No soy un ángel, tampoco un demonio”.


GP/MG