Realizaron simulacros de incendios en los establecimientos penitenciarios de Batán

Batán, 04/10/18. Con el objetivo de estar preparados ante posibles siniestros, desde el Ministerio de Justicia impulsaron prácticas de entrenamiento de situaciones límites, a fin de mantener la calma y evitar lesionados. En el último mes ya se efectuaron los simulacros en las Unidades 15 y 50 y en la Alcaidía Penitenciaria. Destacaron la colaboración de los Bomberos. 

 

Con el fin de realizar prácticas tendientes a la optimización de los recursos humanos y operativos ante una eventual emergencia, se realizaron durante el último mes simulacros de incendio en los establecimientos carcelarios de Batán: las Unidades 15 y 50 y la Alcaidía Penitenciaria.

Los operativos estuvieron a cargo de las Brigadas Penitenciarias contra incendios de cada uno de los establecimientos, contando con la participación de Delegación de Bomberos de Batán.

La coordinación operativa de cada simulacro estuvo encabezada por el Director de cada destino con el fin de implementar los protocolos de actuación ante eventuales focos de incendio que pudieran sucederse en revueltas o motines, fallas eléctricas, entre otros motivos. Los simulacros fueron filmados y serán evaluados por la Dirección General de Seguridad del Servicio Penitenciario Bonaerense, para optimizar las acciones de todos los agentes participantes ante eventuales accidentes.

Los procedimientos de simulacros obedecen a una directiva del ministro de Justicia de la provincia de Buenos Aires, Gustavo Ferrari tendiente a impulsar prácticas y acciones preventivas.

El Director de la Unidad 15, Juan Domingo Montes de Oca, se refirió al respecto: “Se efectuó la evacuación de la forma más rápida y eficiente posible. Si bien nos regimos con parámetros ya previstos, esto nos prepara para eventuales situaciones, por ello es indispensable poder corregir errores en la práctica y mejorar nuestro desempeño, con el fin de salvaguardar la vida de los seres humanos.”

Participaron agentes de las Secciones de Asistencia y Tratamiento, Grupo Requisa, la Guardia de Seguridad Exterior, el Grupo de Intervención ante Emergencias, Grupo Canes, Talleres, Administración, y personal del Complejo Zona Este.

En la Unidad 15 el simulacro fue ejecutado siguiendo un “Plan de Evacuación” a raíz de un hipotético foco ígneo en el ingreso del Pabellón Nº 3 del Área Nº 1 (Zona de baño y duchas), para ello se contó con la colaboración de los internos que participaron del mismo. 

Primeramente luego de proceder a encender una señal de humo no tóxico, se procedió a evacuar el Pabellón conduciendo a los detenidos de modo seguro hacia la salida de emergencias y permaneciendo bajo un cordón de seguridad, simultáneamente dando aviso al Jefe de Penal, las distintas secciones y el cuartel de Bomberos local. 

Posteriormente ingresó a la Unidad un camión de bomberos de la delegación Batán, conjuntamente con la ambulancia del Complejo Este. Los bomberos acompañados por el Grupo GIE y la Brigada Penitenciaria pudieron sofocar el foco ígneo, restableciendo la normalidad de la situación, regresando los internos al mismo y efectuando el recuento correspondiente.

Por su parte el Jefe de Bomberos de Batán, Subcomisario Bernardo Muñiz, comentó acerca del procedimiento: “Se armaron tres tramos de línea de manguera y se utilizó la bomba de incendios del camión para poder sofocar el principio de incendio, si bien el simulacro consistía en un foco incipiente, no un incendio declarado, se pudo extinguir fácilmente”. Además hizo hincapié en cómo dominar el pánico al momento de actuar y quienes deben ocupar los diferentes roles.

Por su parte Walter, interno de la Unidad 15, resaltó la importancia de esta práctica: “Para nosotros es muy importante saber qué hacer en casos como estos, sobre todo mantener la calma y seguir las órdenes de los bomberos y del personal, para no poner en riesgo nuestras vidas”.

Al respecto, la jefa de Complejo Zona Este Claudia Díaz expresó: “Se deben atender varios factores de seguridad pero por sobre todo y en primera instancia salvar la vida de las personas. Este tipo de prácticas optimizan la reacción de los funcionarios ubican a cada uno en un rol determinado y previenen mayores consecuencias ante posibles siniestros.”

Por último el Secretario de Coordinación del Complejo Penitenciario, Pacual Lettieri, quien supervisó los procedimientos, aseveró que “el fuego es una reacción química de combustión que se manifiesta por el desprendimiento de luz y calor, Los simulacros son acciones preventivas, capacitadoras y en consecuencia necesarias para nuestra función: Se debe tener cuenta las distintas maneras en que se trata el fuego según los materiales y sus sistemas de extinción, ya sean las llamas, gases tóxicos, altas temperaturas o humo que pueden afectar tanto la vida de los detenidos como la del personal”.

Desde la Jefatura de Complejo agradecieron la especial colaboración del Cuartel de Bomberos de Batán, y a todo el personal interviniente de esta delegación como así también a los agentes penitenciarios que participaron desde las distintas secciones, destacando su compromiso y profesionalidad.