Un hospital de Florencio Varela y un merendero de La Boca beneficiados por la labor solidaria realizada en dos Unidades

Florencio Varela, 10/01/20.- Internos alojados en dos cárceles de Florencio Varela llevaron adelante acciones solidarias en beneficio del Hospital “Mi Pueblo” de esa localidad y el merendero “Esquina lealtad” del barrio porteño de La Boca.

 

Los emprendimientos se realizaron en las Unidades 32 y 42 del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB) desde donde se conjuraron la capacitación laboral, la puesta en práctica de los oficios adquiridos y el servicio a la comunidad.

El viernes pasado personal de la Unidad 32 entregó 60 delantales y 100 cofias al Hospital “Mi Pueblo”. Los artículos fueron elaborados por siete internos que se capacitaron para su confección a lo largo de dos meses, bajo la coordinación de Dirección de Promoción de Inclusión Socio Laboral del Servicio Penitenciario Bonaerense.

La presidenta de la Cooperadora del hospital, Claudia Gastaldi, que recibió la donación junto a la Secretaria, Mariela Colaneri, contó que, “fue el Servicio Penitenciario Bonaerense el que se puso en contacto con nosotros para saber en qué podían ayudarnos. La donación es de gran utilidad, y para todas las personas del hospital es una gran alegría saber que desde adentro de las cárceles se llevan adelante este tipo de acciones que contribuyen con distintas instituciones y, además ayudan a la reinserción social de las personas privadas de su libertad”.

Por otro lado, el lunes por la mañana el merendero “Esquina lealtad” de La Boca recibió 10 mesas, tres puff, 20 morrales de jean, 25 mascaritas para nenas, 15 carteritas realizadas con goma eva, dos juegos de dominó, un juego de la oca, dos piñatas y 50 muñequitos de lana.

Esta producción se efectuó en la Unidad 42 y será destinada al comedor y los niños que allí concurren. Uno de los internos que trabajó en la confección de los juguetes resaltó la satisfacción que para él y sus compañeros significa producir algo que podrá despertar una sonrisa en un niño y la oportunidad de aprender jugando.

Desde el Ministerio de Justicia provincial resaltaron el apoyo a este tipo de actividades que redundan, desde todo punto de vista, en beneficios para la sociedad y para la población carcelaria.

Los talleres productivos de las diferentes unidades penitenciarias provinciales son protagonistas permanentes de actividades solidarias que redundan en beneficio de distintas entidades sociales, que en muchos casos tienen que ver con la salud o la niñez como en esta oportunidad.

MG/OJ