Ex interno logra la reinserción social a través del deporte y ahora busca hacer cumbre en el Aconcagua

San Martín, 16/02/18 Ezequiel Baraja juega en Los Espartanos, el equipo de rugby del penal de San Martín, de donde salió en libertad en el 2015 y hoy vuelve a la cárcel a colaborar con la resocialización de los internos que participan de este proyecto deportivo como parte del tratamiento penitenciario.

 

Además, en esta nueva etapa de su vida de la mano de la Fundación Espartanos, fue elegido para protagonizar el Summit Aconcagua 2018, evento que convoca a figuras del deporte como Fabricio Oberto, Paula Pareto, Silvio Velo, Elisa Fortí y Pablo Geisenow.

“Me llamo Ezequiel Baraja, tengo 30 años y soy Espartano. Estuve detenido 10 años y hace 3 que me encuentro en libertad”, se presenta este ex interno del Servicio Penitenciario Bonaerense y cuenta su historia.

Su vida con el delito comenzó a los 16 años, pasó por distintos institutos de menores, tuvo “varias entradas y salidas” y del 2009 al 2015 estuvo privado de su libertad en el Complejo Penitenciario de San Martín, donde cumplió una condena por robo calificado.

“En la última etapa de mi condena en la Unidad 48 conocí a Los Espartanos, un día me encontraba entrenando porque me gustaba hacer ejercicio y me llamó la atención Los Espartanos. Al principio lo miré de lejos, consulté, vi el compromiso de la gente que venía de afuera y su predisposición y eso me motivó a querer participar y tener un entrenamiento. Y desde ese primer entrenamiento me sentí diferente” expresa Ezequiel.

Su vida cambió cuando se sumó a las actividades de este grupo que impulsa la práctica y los valores del rugby para la reinserción de los privados de libertad. “En mi vida anterior conocía el rugby pero nunca lo había practicado, lo empecé a jugar y a conocer bien adentro. Me dio los valores básicos de respeto, compromiso, humildad, compañerismo. Y poder descargar energías negativas de una forma legítima”.

Cuando recuperó la libertad y volvió a su casa en San Martín - donde vive con su novia y tiene dos hijos- continuó vinculado al equipo promovido por la Fundación Espartanos, la que lo ayudó en la búsqueda laboral entre otras situaciones que enfrentan quienes salen de la cárcel.

“Y hoy estoy acá presente estando en libertad, trabajo en la Fundación Espartanos, y mi deber es un poco motivar y contarle mi historia a los chicos para que sepan desenvolverse cuando salgan en libertad. Para mí volver a la cárcel es reconfortante porque vengo a dar un poquito de lo que a mí me dieron que es mucho. Tuve la posibilidad de salir, contar con trabajo, más que agradecido y el poder venir acá y colaborar con los chicos para que sigan el camino, demostrarles cuál es el camino y que ellos pueden” afirma el ex detenido al tiempo que agrega que “Después, para el futuro, mi idea es iniciar una carrera universitaria, más que nada relacionada con lo deportivo. Mi objetivo es profesionalizarme y poder ser un poquito mejor”.

 

Desafío Aconcagua

Ezequiel coordina a los internos jugadores, participa de los entrenamientos, los partidos y comparte momentos donde su historia de vida demuestra el poder del deporte como herramienta de superación y transformación personal y social.

Por todo eso, se ha ganado un lugar en el Summit Aconcagua 2018, evento que convoca a 12 personalidades que han pasado por momentos difíciles en la vida y los han transformado positivamente de la mano del deporte. El grupo intentará escalar el Aconcagua, la montaña más alta de Sudamérica con casi 7000 metros de altura, y llevar a la cima la bandera de los Juegos Olímpicos de la Juventud Buenos Aires 2018.

Al respecto, señala: “Próximamente tengo un gran desafío que es el Summit Aconcagua 2018, me estoy preparando, estoy muy motivado, me incluyeron como si fuera uno más y eso es reconfortante”. La expedición durará 19 días. Hoy el grupo partirá de Buenos Aires, el 19 comenzará el ascenso al Aconcagua e intentará hacer cumbre entre los días 1 y 5 de marzo.

T:FW

F:HC