Conversatorios sobre Género y Violencia de Género en el Complejo Penitenciario San Martín

San Martín, 11/06/19.- El miércoles pasado se desarrollaron “Conversatorios sobre Género y Violencia de Género” llevados adelante por el Instituto Provincial de Género y Diversidad Sexual que preside la Lic. Agustina Ayllon, dependiente de la Secretaría de Derechos Humanos de la Provincia de Buenos Aires a cargo de Santiago Cantón, en el Complejo Penitenciario San Martín.

 

La actividad fue coordinada por la Directora de Vinculación, Gestión y Planificación de Políticas Institucionales del Servicio Penitenciario Bonaerense, Valeria Sampayo, quien impulsó y coordinó estas jornadas juntamente con el Jefe de Complejo Penitenciario San Martín, Guillermo Paoletti y el Secretario de Complejo Ricardo Méndez; quienes fueron acompañados por el Director de la Unidad 48, Adolfo Cersósimo, los Subdirectores Roberto Frade, José Baldaro, Javier Carbonari y Silvina Biaggini, el Coordinador de Cultura y Educación Pablo Montemurro y contó con la presencia de la Jueza de Ejecución Penal Valentina Olmedo, personal, internos e internas.

En las instalaciones de la Unidad 48, la capacitación contó con la participación de más de 60 funcionarios penitenciarios de las Unidades 46, 47 y 48 que comprenden el Complejo San Martín y en la escuela de la Unidad 47, la actividad estuvo destinada a unos 25 privados de libertad hombres y mujeres alojados en este penal.

Las talleristas del Instituto Provincial, Nilda Núñez, María del Carmen Sena y Ana Sartoris, intercambiaron saberes, prácticas, ideas y experiencias, con el fin de consolidar, a su vez, un espacio de encuentro entre instituciones, donde se pudo pensar, debatir, construir las emancipaciones que nuestro presente requiere.

En los últimos tiempos, en razón a la notabilidad de algunos contenidos afines con las mujeres, se han instalado en el lenguaje tradicional conceptos propios, como el género, o la política feminista. Pero, estas expresiones no siempre son bien esgrimidas, de forma que frecuentemente conllevan a desconcierto más que a la clarificación de los escenarios.

La división que conforma el género no es imparcial. No hay más que mirar a nuestro alrededor para ver cientos de modelos: el vestir disímil, los juguetes, o igualmente otros signos que  exponen la incidencia cultural en la determinación del género como, por ejemplo, los juegos. La realidad social difiere mucho de la idea que la ciudadanía tiene en este sentido. El género se configura, por tanto, como una categoría conceptual que se expone como la construcción social de nuestra cultura que ha mutado las diferencias entre los sexos en desigualdades sociales, económicas y políticas. Esta traslación de diferencias biológicas a sociales es esencial ya que el concepto de género no sólo escoge lo que en cada sociedad se atribuye a cada uno de los sexos sino que vislumbra esta transformación cultural en desigualdad, destacó Sartoris.

En las diversas sociedades se configuran roles y estereotipos asignados a hombres y a mujeres que conforman diversas maneras de sentir, pensar, actuar y vivir, en muchas ocasiones opuestas, incompatibles, señaló Sena.

Medidas positivas, tales como políticas públicas que se consideran prioritarias para aseverar el ejercicio de los derechos humanos de las mujeres en condiciones de igualdad; que contengan entre otros, procesos formativos, de sensibilización y transformación cultural y, a la vez, suscitar el cumplimiento de la normativa internacional, respetando tanto la libertad de expresión, conteniendo el derecho a la información y la comunicación de las niñas y las mujeres como el derecho a la no discriminación; son acciones integrales para prevenir  factores de riesgo y a la vez fortalecer las instituciones para que puedan proporcionar una respuesta efectiva a los casos de violencia contra la mujer.

VS/FW