El Espartano Ezequiel Baraja conquistó el Aconcagua

La Plata, 09/03/18. A pesar de las intensas nevadas y las bajas temperaturas, el ex interno Ezequiel Baraja, jugador de Los Espartanos, y el conductor Julián Weich llegaron el sábado pasado a la cumbre del Aconcagua, la montaña más alta de América, cumpliendo el objetivo del Summit Aconcagua 2018.

 

A las 19.15 del sábado, Baraja y Weich, junto a los guías Ulises Corvalán y Guillermo Fuentes, pisaron la cima a 6.962 metros de altura. Allí plantaron la bandera de los Juegos Olímpicos de la Juventud Buenos Aires 2018 y así cumplieron con el reto. Además, Ezequiel Baraja llevó la bandera de Los Espartanos, el equipo de rugby conformado por internos y ex internos de la Unidad 48 San Martín del Servicio Penitenciario Bonaerense.

“Quería llevar hasta lo más alto la bandera de Los Espartanos” dice Ezequiel y afirma que “fue un desafío cumplido, en principio era un desafío personal, después fue más grupal, porque el grupo se hizo como una familia y a pesar de muchas adversidades, todo valió la pena”. “Todavía no siento los dedos de los pies, me cuesta comer, me cuesta dormir pero la experiencia fue increíble. Jamás imaginé que iba a subir una montaña, desconocía el lugar, el ambiente, y esto me cambió la vida” confiesa sobre su experiencia en el Aconcagua, en la Cordillera de los Andes, provincia de Mendoza.

Ezequiel estuvo preso durante 10 años. En la última etapa de su condena, conoció a Los Espartanos, donde comenzó a jugar y salió adelante. Hace tres años que egresó en libertad, continúa en el equipo y además trabaja para la fundación del mismo nombre brindando su testimonio de reinserción social a través del deporte y vuelve a la cárcel para incentivar de esta manera a los detenidos a salir adelante.  

En tanto, para Julián Weich fue saldar una cuenta pendiente ya que hace diez años el conductor había intentado hacer cumbre y no lo había logrado pero esta vez llegó más entrenado y lo consiguió. En total, once personas que pudieron superar distintas adversidades de la vida a través del deporte formaron parte de la excursión "Summit Aconcagua" que duró 18 días.

El ideólogo de la expedición Matías Gutiérrez Moyano expresó: "Julián y Ezequiel son héroes. No existe en el Aconcagua una expedición no profesional, o de personas que no son montañistas, totalmente inexpertas, que hayan sufrido tales condiciones climáticas y que hayan hecho lo que hicieron" y añadió que “Realmente quisieron transmitir a toda costa el mensaje de la esperanza ante la adversidad y de que se puede tener siempre una segunda oportunidad”.

FW