Formación y Desarrollo de Capacidades en Derechos Humanos, Igualdad de Género y Empoderamiento de las Mujeres en el Curso de Perfeccionamiento para Prefectos

La Plata, 05/10/18. En el marco de las acciones que se promueven desde el Ministerio de Justicia de la provincia de Buenos Aires, finalizó la capacitación en “Formación y Desarrollo de Capacidades en Derechos Humanos, Igualdad de Género y Diversidad” destinada a 66 funcionarios que se encuentran realizando el curso de Perfeccionamiento para Prefectos, en las instalaciones de la Escuela de Cadetes "Baltasar Armando Iramain".

 

El taller fue coordinado por la Dirección de Políticas Institucionales del Servicio Penitenciario Bonaerense,  a cargo de Valeria Sampayo y estuvo a cargo de Alan Otto Prieto, Asesor del Secretario de Derechos Humanos de la Provincia de Buenos Aires, Dr. Santiago Cantón.

La jornada, bajo la modalidad de taller, se desarrolló en el marco de las políticas públicas que viene implementando dicha Secretaría juntamente con la Institución, donde se promovió un entendimiento fundamental del papel central de la equidad de género en el discurso de los Derechos Humanos en general y cómo se ha incorporado en el marco de Derechos Humanos de las políticas públicas gubernamentales en particular.

Los/as alumnos/as adquirieron conocimientos de diferentes desarrollos legales y normativos que promueven los derechos de la mujer, discutieron sobre identidades de género y conocieron enfoques prácticos para garantizar la igualdad de género y la diversidad; del mismo modo examinaron conceptos críticos tales como interseccionalidad y discriminación con el fin de evidenciar su aplicación en los marcos internacionales existentes para el avance de los derechos de las mujeres.

La sensibilización y visibilización de la igualdad de género está en el centro mismo de los derechos humanos y los valores de las Naciones Unidas. Un principio esencial de la Carta de las Naciones Unidas, ratificada por los dirigentes del mundo en 1945, es “derechos iguales para hombres y mujeres” y la protección y el fomento de los derechos humanos de las mujeres como responsabilidad de todos los Estados.  

Para legitimar de manera efectiva los derechos humanos de todas las personas, es  indispensable, en primer lugar, una comprensión absoluta de las estructuras sociales y las relaciones de poder que determinan no sólo las leyes y las políticas, sino además la economía, la dinámica social y la vida familiar y comunitaria. Por lo cual es preciso desactivar los nocivos estereotipos de género, de modo que a las personas no se les perciba según las pautas de lo que “deberían” hacer sino que se les considere por lo que son todas las personas, seres singulares, con sus propios deseos y necesidades.

VS/FW