Se presentó en la 45° Feria del Libro “Palabras como puentes”, una obra realizada en las cárceles bonaerenses

Buenos Aires, 14/05/19.- “Palabras como puentes”, alquimistas del tiempo, es un libro editado por el Ministerio de Justicia de la provincia de Buenos Aires que fue presentado ayer en la 45° Feria Internacional del Libro, conformado por una selección de poemas, cuentos breves y relatos escritos en contexto de encierro en las cárceles bonaerenses.

 

El prólogo del libro fue redactado por Carlos Miranda Mena, un ex detenido que fue parte en la cárcel de Florencio Varela de un taller de literatura y filosofía y que ahora regresa a varias Unidades Penales para coordinar emprendimientos similares.

La obra fue presentada en el Pabellón Blanco de la Sala Victoria Ocampo y sirvió para visibilizar las actividades culturales que se desarrollan en los 57 establecimientos penitenciarios que dependen de la provincia de Buenos Aires. Entre los expositores estuvieron Xavier Areses, jefe del Servicio Penitenciario Bonaerense, Carlos Alessandro, del Instituto Latinoamericano de las Naciones Unidas para la Prevención del Delito y Tratamiento del Delincuente (ILANUD), Jimena Cuadrado, del Programa Provincial de Prevención de Violencia en las Cárceles (PPPVC) y Ariel Rondán, director de Política de Inclusión Educativa y de Formación Laboral.

Un jurado seleccionó 46 de 166 trabajos literarios presentados por 143 privados de libertad de 29 penales, los que participaron de un concurso literario impulsado por la Dirección de Políticas de Inclusión Educativa y de Formación Laboral, dependiente de la Subsecretaría de Política Penitenciaria del Ministerio de Justicia.

Miranda Mena escribió en el prólogo: “Este emprendimiento se entrelaza con mi experiencia de escritor, tallerista básico de filosofía occidental, ilustrador y educador en distintas cárceles de máxima seguridad del conurbano bonaerense pero a su vez se encuentra enraizada en mi experiencia histórica y existencial como ex detenido durante quince años, por ende, todo lo práctico pudo reafirmar su identidad y su modo de estar en la sociedad por medio del trabajoso arte de la escritura dentro y fuera del escenario carcelario”.

Además, durante la presentación de la obra, el ex detenido expresó: “Estoy tan contento y emocionado. Esto es, para mí, inclusión social desde la cultura y el abrazo. Yo peleaba con lanza y hoy soy poeta y escritor. Capaz ellos no sean escritores, pero van a saber que la vida pasa por otro lado, y esto, es la dignidad”.

El ministro de Justicia bonaerense, Gustavo Ferrari, felicitó a los escritores y dijo: “Cuando se lean seguramente podrán haber dado un paso más en este puente de palabras hacia la libertad, transformándose, ahora sí, en alquimistas de su propia historia, alquimistas del camino hacia la libertad”.

Seguidamente, remarcó: "Este tipo de actividades son parte de una decisión política de la gobernadora, María Eugenia Vidal, para lograr que la educación, el trabajo y la formación sean elementos centrales de la vida diaria de nuestros internos".

Fabián, un interno de la Unidad 42 Florencio Varela, coordina un taller literario en el pabellón 3. “Hay muchos que en la cárcel buscan cambiar. Y expresar nuestros sentimientos en un papel es terapéutico”, dijo. En tanto, Nicolás, un joven de 23 años alojado en la Unidad 9 La Plata sostuvo que “la lectura de literatura y la escritura transforma la manera de pensar. Ya no soy el que era. ‘Pienso, luego existo’, es una frase que me marca todos los días”.

En el libro participaron privados de libertad de las Unidades 1 y 25 Olmos, 8 y 33 Los Hornos, 9 La Plata, y 34 y 45 Melchor Romero. También de las Unidades 2, 27 y 38 Sierra Chica, 3 San Nicolás, 4 Bahía Blanca, 5 Mercedes, 7 y 52 Azul, 15 y 44 Batán, 16 Junín, 21, 41 y 57 Campana, 23, 24 y 42 Florencio Varela, 37 Bárker, 40 Lomas de Zamora, 47 y 48 San Martín y 51 Magdalena.