Representantes del ACNUR brindaron una charla sobre refugiados para los cadetes del SPB

La Plata, 22/11/19.- En la Escuela de Cadetes representantes del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) brindaron dos jornadas tituladas “Conversatorios en el marco de la formación y capacitación en temas de derecho internacional de refugiados y apátridas”.

En una acción coordinada conjuntamente por la directora de Vinculación, Gestión y Planificación de Políticas Institucionales, Valeria Sampayo, el representante regional de ACNUR para el Sur de América Latina, Juan Carlos Murillo, y el director de la Escuela de Cadetes, Magno Giménez Villalba, la jefa de la Oficina Regional del ACNUR, Isabela Mazao, y la oficial leal de la misma, Juliana Bello, brindaron dos charlas destinadas, principalmente, a los cadetes de primer y segundo año, pero también abierta a la comunidad y al personal penitenciario.

En el encuentro desarrollaron la normativa vigente en línea con los estándares internacionales de protección de refugiados y apátridas para ampliar la concientización sobre el tema luchar contra la discriminación y promover su integración a la sociedad.

“Que existan refugiados, es porque existe la violación a sus derechos humanos. El refugiado es una víctima de la violación a sus derechos fundamentales en su país de origen. Por eso, tiene que huir”, expresó un cadete. Luego, otro estudiante dijo: “Un refugiado debe abandonar su país porque su primer derecho fundamental, la vida, está siendo vulnerado y, por ello, no debe der ser discriminado”.

La oficina del ACNUR en Argentina se estableció en 1965, actualmente es una oficina regional y está a cargo de las operaciones del ACNUR en Bolivia, Chile, Paraguay, Perú y Uruguay. En Argentina viven cerca de 8.000 refugiados y solicitantes de la condición de refugiado provenientes de diferentes países de América, África, Asia y Europa. La gran mayoría de ellos son originarios de países de América Latina.

En todos los países, el ACNUR trabaja con los Gobiernos, refugiados, Organizaciones No Gubernamentales (ONG) y otros socios en las tareas de protección e integración. El apoyo de los gobiernos, la sociedad civil, el sector privado y otras instituciones es fundamental a la hora de facilitar la integración de las personas refugiadas.

“Se torna sumamente necesario concientizar a nuestros cadetes acerca de estos conceptos, sobre todo, en lo que respecta a la integración de las personas refugiadas para que, en su futuro quehacer penitenciario pongan en práctica lo aprendido y actúen conforme los valores transmitidos con total respeto de los derechos humanos”, explicó Sampayo.

En última instancia, el subdirector de la Escuela, Emanuel De Vita, entregó un diploma de agradecimiento a las conferencistas.

T: VS/MTD

F: LO