“Carta de despedida a los instructores”

L. Olmos, 04/09/19.- Los alumnos de la Promoción XXV, Egresados del Curso de Formación de Guardias destinados a cumplir funciones en la Unidad 58 Lomas de Zamora hicieron llegar a la Regencia de la Escuela de Suboficiales y Guardias la siguiente misiva, destinada al Cuerpo de Instructores y docentes del Centro de Capacitación y Reentrenamiento del Personal Penitenciario:

 

“Quizá serán éstas las palabras de un lindo recuerdo, pero lo fundamental es que durante el lapso de tiempo que permanecimos en la institución que ahora todos nosotros representamos, entregamos todo con emoción y dedicación.

Hoy es el día en el que podemos ver ese esfuerzo que hicimos durante los últimos 2 meses. En el que nos levantamos de madrugada, viajamos lejos y pasábamos todo el día fuera de casa. También el esfuerzo de ellos, los que nos ven irnos temprano sin saber a qué hora volveremos; que pasaron acontecimientos sabiendo que no podíamos estar ahí, porque nos estábamos preparando para este momento.

Pero este no es el final, es recién el comienzo. El comienzo de 30 años en los que cuando nos pregunten "¿a qué te dedicas?" ; nosotros respondamos "penitenciario soy, orgulloso estoy"…porque es así, vamos a tener la gran responsabilidad de cuidar a las personas que se encuentran privadas de su libertad. Y también, que no es menos importante, vamos a cuidar de la vida de nuestros compañeros. Esas personas que también van a estar cuidándonos a nosotros, que conocemos hace poco, pero sin pensarlo nos volvimos un equipo, todos tirando para el mismo lado. Aquel a quien llamamos “camarada” y por quien daríamos la vida sin pensarlo.

La labor que vamos a desempeñar no es poca cosa, conlleva un gran compromiso por lo que debemos sentirnos orgullosos.

Al terminar esta etapa, dejaremos aquellas aulas en las que recibimos y compartimos pequeños y grandes conocimientos con la compañía de unos grandes instructores, que supieron acompañarnos y guiarnos a todos nosotros dando lo mejor de cada uno y por eso queremos agradecerles la paciencia que le ponen a su trabajo al darnos todas las herramientas para que no solo seamos unos excelentes funcionarios públicos si no también personas y camaradas.

Quisiéramos terminar estas palabras con una frase que nos dijeron nuestros instructores en los últimos días de curso "no les deseamos suerte, les deseamos éxitos; porque la suerte es para quien cree en el azar y el éxito es para quien lo busca. Por eso sigan buscando el éxito por el resto de sus vidas. Y espero que en estos 30 años de carrera puedan cumplir todas sus guardias sin novedad”.

Prensa C.C. y R.P.P.P.